Anuncio

Archivos

Anuncio de los artículos que pertenecen a la categoría: Primera categoria

IV Subida a el Ahijón 2012



Torrepadre, sede olímpica 2012

                   Me pregunto si alguno de los deportistas que están compitiendo en Londres habrá tenido una mala noche y, por la mañana, habrá odiado su despertador tanto como yo odié el mío el domingo pasado. Supongo que no. Ellos son profesionales. Y supongo que tampoco irán a los estadios pensando en los chiringuitos de Conil ni cantando canciones de los Delinqüentes. 
          
Como
ellos ya salen tan despiertos y concentrados, no podrán quitarse de encima la modorra al ver a su organizador. En Torrepadre, sin embargo, es imposible no sentir la energía contagiosa de Goyo que, desde las ocho, ya tiene en pie a todo el pueblo con música, voladores y espray rojo para que nadie se pierda. O, por lo menos, no dentro de la carrera. Porque lo de llegar al pueblo en sí, es otra cosa. Sin carteles ni nada, los Papamoscas tuvieron que pedir socorro a Sombri (Bolilla playero), Fonta visitó Palencia y James Bond, que tenía que traer los aros olímpicos, nunca llegó. Así que la organización decidió que era hora de que los andarines comenzaran la competición.
            Descubrí que este es un grupo engañoso. Parece que apenas se mueve, pero si formas parte de él, te das cuenta de que las cachavas no son nada fáciles de adelantar. Y es que, como bien aprendió alguno, ese grupo no es de abuelas porque, para serlo, hay que tener nietos.
            Cuando ya no veíamos ninguna de las casas y nuestros ojos se llenaron de girasoles y tierras cosechadas, nos alcanzaron los corredores. Verdaderos atletas, estaban allí para recordarnos que estábamos en unas olimpiadas. Y muchos de ellos, tan metidos en su papel, ni siquiera respondieron a los ánimos y aplausos de sus compañeros con bastón. Una lástima...            Al poco tiempo recibimos el segundo asalto, el de los ciclistas. Éstos llegaron más escalonados, saludando e incluso haciendo una parada para charlar. Entre ellos nos llegó Tere que por fin se decidió a debutar y demostrar los resultados de muchas horas de entrenamiento. No dejó que las pendientes la acobardaran y, al fin, sintió el orgullo de terminar una carrera.
           Seguimos el camino y agradecimos a la organización el regalo que nos hizo: cambio de paisaje para descubrir el Arlanza. Hubo que evitar la tentación de sentarse a la sombra, en la orilla, para disfrutar de un remanso de agua. Pero había que seguir. Aún faltaban unos kilómetros. Y volver a encontrarse con corredores y ciclistas. Y descubrir, con sonrisas, que el primer Bolilla no era el esperado.
            En la meta los ánimos, los regalos y la búsqueda de sombra. Las carreras de los más pequeños, avanzando hacia un podio que sería testigo de las caras más solemnes que uno pueda imaginar. 
          
Una ducha y la mente puesta en el siguiente acto del día: pinchos reconstituyentes y cervecita fresca. Mientras hacía cola caí en la cuenta de que Torrepadre no tiene carteles que indiquen dónde está por un motivo: si la reina Isabel II hubiera llegado hasta aquí ¿quién le habría explicado cómo comerse unos cangrejos o los callos? Eso no cabe en ningún manual de protocolo. Seguro.
            Ya recuperados, el manager hizo fichajes femeninos, se planearon carreras por Miranda y nos reencontramos con África, Javi y Paloma. ¡Qué bueno ver a la pequeñaja despierta!
            Para evitar que el equipo se deshidratara, seguimos la fiesta en el bar, tirados en jardines de piedras poco terapéuticas. Y a eso de las tres o las cuatro a alguien le entró  hambre y pensamos que no sería mala idea acercarse a la parrilla. Alitas, codillo, salchichas y calimocho. A calderadas.
            La tarde avanzaba y el sol seguía achuchando. Los niños encontraron en la fuente y los globos una manera ideal de engañar al calor. Y lo que empezó siendo un juego inocente, acabó en remojones a golpe de vaso o de cacerola de callos
.
                        Espero que esta crónica no la reciban en Buckingham Palace. Que Goyo no tenga que ajustarse al protocolo más fiero el próximo año. Y que todos podamos seguir disfrutando de un día que se merece medalla de oro.
 
Torrepadre, 29 de julio de 2012 
Diana G. Martín

Descargar: Montaje Fotos
09 Jun 2013
Admin · 243 vistas · 0 comentarios
Categorías: Primera categoria

Página precedente  1, 2, 3